Estrategia De Operaciones Y Decisiones estrategicas

ESTRATEGIA DE OPERACIONES Y DECISIONES OPERATIVAS
ESTRATEGICAS.
La estrategia de operaciones –dicen Chase, Aquilano y Jacobs3
– se refiere a la elaboración de
políticas y planes para la utilización de los recursos de la empresa en apoyo de la competitividad de la
firma a largo plazo. La palabra “estrategia” implica siempre un proceso a largo plazo tendiente a
fomentar la realización de cambios necesarios para la mejor adecuación y respuesta de la empresa
ante los cambiantes requerimientos del contexto, o sea la realización de objetivos de carácter
permanente en medio de circunstancias variables.
En empresas industriales, las “operaciones” aluden sobre todo a actividades de manufactura y
otras relacionadas directamente con ellas, vale decir, al proceso de transformación de las materias
primas y otros factores productivos en productos terminados.
En las empresas de servicios, las “operaciones” presentan en cuanto a su estrategia algunas
similitudes (sobre todo si el servicio tiene un fuerte componente de soporte material) y varias
diferencias especificas.
La estrategia de operaciones coordina las metas operativas con las metas de la organización
en su conjunto, a una escala más amplia. Esas metas generales de la firma cambian con el tiempo, de
modo que la estrategia de operaciones debe ser diseñada de manera que anticipe necesidades futuras.
En ese sentido, las capacidades operativas de una firma deben ser vistas como un portafolio de
recursos que se adaptan a las cambiantes necesidades de producto y/o servicio de los clientes.
La estrategia de operaciones es individual, propia de cada empresa, pero cabe enunciar
ciertas tendencias generales, según la época y el país, en una perspectiva histórica. Por ejemplo,
en los EE.UU., en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, las empresas experimentaron una
fuerte demanda de parte de sus clientes, demanda que había quedado insatisfecha durante la guerra,
por lo cual orientaron su estrategia de operaciones hacia la producción masiva de artículos
estandarizados. Durante el mismo periodo, Japón, en su necesidad de reconquistar mercados exteriores, oriento su estrategia de operaciones hacia la optimización de la relación entre calidad y
costo.
“La clave del éxito de una estrategia de operaciones esta en identificar las opciones
prioritarias, en entender las consecuencias de cada opción y en las transacciones que
todo ello implica”

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License