Gestion De La Produccion

1. GESTIÓN DE LA PRODUCCIÓN

- Conceptos básicos

El término producción se utiliza frecuentemente con diferentes significados. En sentido restringido se
aplica a la producción de los bienes materiales que se necesitan para una sociedad. Estos son,
bienes de consumo, como alimentos, vestidos, automóviles, y bienes de inversión, como máquinas,
herramientas o generadores eléctricos. Por lo tanto, en este caso se excluyen los servicios, como la
salud, la educación o el comercio.
No obstante, en este texto se utiliza el término producción en otro sentido más amplio: el de una de
las funciones necesarias en toda empresa u organización que realice una actividad económico-social,
sin importar si se trata de una empresa de producción o de servicios.
En efecto: en toda empresa que actúa en el mercado se pueden distinguir, al menos, tres funciones
principales; la función comercial, la función administrativa y financiera y la función de producción.
La función comercial se orienta a conseguir clientela para los productos o servicios, por lo tanto, no
existe cuando se trata de una institución no mercantil, como una Municipalidad o un Hospital Público.
En cambio, la función de producción, cuyo objeto son las operaciones físicas que se necesitan
realizar para la transformación de los materiales en productos o para la realización de un servicio,
existen siempre, tanto si se trata de una fábrica, como de un supermercado o de un comercio.
La función de producción es conocida también, sobre todo en la literatura anglosajona, como una
función operativa; y a la gestión de producción se la denomina entonces gestión de las operaciones.
La gestión de la producción, o de las operaciones se orienta a la utilización más económica de los
medios (máquinas, espacios, instalaciones o recursos de cualquier tipo) por los empleados u
operarios, con la finalidad de transformar los materiales en productos o la realización de servicios.

2. EL PLAN DE LA PRODUCCIÓN.

- Procesos de planificación de la producción:

La planificación es el fundamento de la gestión administrativa. Sin un plan no hay bases para
establecer cuáles deben ser las acciones que la empresa ha de tomar en el futuro, ni existen
referencias que permitan comparar lo conseguido con lo que se hubiera deseado conseguir.
Por lo tanto, todo plan debe constar de los siguientes elementos:
- Los objetivos que la empresa se propone alcanzar en el futuro.
- Los medios con los que empresa va a contar para alcanzar esos objetivos.
- El tiempo durante el cual la empresa va a disponer de dichos medios. Se conoce como
“horizonte temporal de la planificación”.
No obstante estos objetivos y por lo tanto los medios correspondientes, no tienen por qué ser los
mismos, cualesquiera que sean los horizontes temporales cubiertos en la planificación. Por este
motivo, se divide el tiempo de planificación en intervalos durante los cuales existe una cierta
permanencia de los objetivos, lo que permite a su vez una continuidad de los medios dispuestos.
Es norma común que la empresa establezca tres intervalos u horizontes temporales:
- Largo plazo, también se denomina planificación estratégica.
- Medio plazo o planificación táctica.
- Coto plazo. Que. aunque no tiene un nombre especifico. veremos que coincide con lo que en
Producción se conoce como Programación.
Vamos a exponer, cuáles son los objetivos, los medios y el horizonte temporal que se fijan para cada
una de estas fases de la producción.

3. LA GESTIÓN.

- Los inventarios (stocks):

Los inventarios son el conjunto de todos aquellos productos, que independientemente de su grado de
acabado y su finalidad, se utilizan o resultan en los procesos productivos. Los inventarios en la
producción tienen una doble misión:
Por una parte, permiten conocer y controlar el estado de aquellos bienes que forman parte del
proceso, útiles, maquinaria, moldes, envases, materias primas, etc.
Por otra parte, sirven como elementos de estabilización entre la capacidad productiva y los
requerimientos de los clientes, por lo tanto constituyen un factor en las estrategias de la empresa, de
aquí que unas decidan tener inventarios, siguiendo una cierta política y otras no.
Desde esta última perspectiva, hay que considerar que en la empresa existen objetivos en conflicto en
cuanto a los inventarios. De una parte, los financieros prefieren mantener los niveles bajos, porque ello
libera capital para otros usos; de otra parte, comercial y producción, desean altos niveles de
inventarios, porque ello asegura la continuidad del suministro a los clientes y a la producción.
Sin embargo existen varias razones para mantener un inventario:
- Protegerse de las incertidumbres. Cuando no exista seguridad en el comportamiento de la
demanda o bien en el cumplimiento de los plazos de entrega de los proveedores.
- Aprovecharse de las economías de escala. Frecuentemente resulta económico producir en
cantidades determinadas. Por otra parte las compras de materias primas posibilitan un ahorro en el
costo unitario del producto, por los descuentos. En cualquier caso el sobrante debe ser almacenado.
- Adelantarse a cambios conocidos en el comportamiento de la demanda o de la oferta. En estos
casos los inventarios permiten anticiparse a situaciones cambiantes en la oferta como consecuencia
de huelgas o, simplemente, a variaciones en la demanda como consecuencia de su estacionalidad
(hay productos cuya demanda no es la misma en invierno que en verano) por lo que hay que producir
en una época para vender en otra.

4. TÉCNICAS DE PLANIFICACIÓN Y CONTROL.

Conceptos y elementos que componen un proyecto.

Introducción:

En este capítulo se pretende mostrar las técnicas necesarias para planificar y controlar un conjunto
de tareas no repetitivas y por lo tanto sin experiencia anterior en ellas, que tienen el nexo común de
formar parte de una meta definida denominada «proyecto».
La base del estudio de este capítulo radica en la comprensión de diagramas de actividad-tiempo
(gráficos de Gantt) y las redes temporales (técnicas PERT/CPM) en cuyo manejo el alumno se
introduce con dificultad creciente. A este respecto, el alumno aprenderá la resolución de proyectos
formados por tareas de duración conocida, para pasar posteriormente a tareas de duración probable.
También se muestra cómo se resuelven aquellos casos en los que las cantidades de los recursos
empleados lo son sin limitación alguna, y aquellos otros en los que se encuentran limitados. Por
último, se le muestran las dos maneras de considerar los costos de los proyectos: una, como
seguimiento del cumplimiento de un objetivo económico, y otra, como base para estimar la duración
más rentable del proyecto.

La Gestión de Proyectos:

Hasta ahora hemos visto las herramientas de gestión que hacían falta para llevar a cabo la
realización de operaciones con un fin: obtener un producto mediante un proceso que como principal
característica tiene la de ser siempre repetitivo.
En este capítulo se van a tratar aquellas otras herramientas de la gestión de procesos, que difieren de
lo anterior, fundamentalmente, en que el producto no se repite. Por el contrario, la finalidad del
proceso es hacer un producto único.
Este carácter de único se lo confiere al producto no sólo él mismo, sino también los recursos
empleados, que en cada producto serán diferentes en tipo y cantidad. El producto, en este caso
recibe el nombre de proyecto y puede tratarse de un bien o de un servicio. Esto confiere a la gestión
de estos procesos un carácter independiente y distinto de lo expuesto hasta ahora. Lo que continúa
en este capítulo mostrará cuáles son las técnicas empleadas para llevar a término la ejecución de un
proyecto.

Definición. Elementos que componen un Proyecto:

Se puede definir un proyecto: como una actividad que tiene un principio y se desarrolla para alcanzar
los objetivos definidos. Un proyecto se compone de múltiples tareas, de carácter distinto, pero con
una interrelación e interdependencia entre ellas y que requieren para su desarrollo los recursos (
mano de obra, financiación, capacidad de gerencia, etc.) que permitan alcanzar los objetivos
establecidos.
La característica esencial de un proyecto es que, en su conjunto, implica cambios o transformaciones
de alguna clase, que en la mayor parte de los casos no se pueden ni ensayar, ni repetir. No pueden
considerarse como tales, las actividades cíclicas y reiterativas que constituyen los procesos de
manufactura.
Los objetivos de un proyecto son diferentes para cada uno de ellos y cada proyecto se realiza con el
fin de conseguir los objetivos que le son propios. Sin embargo, siempre hay unas características
comunes en ellos:
• El plazo de ejecución.
• El costo total.
• La calidad o cumplimiento de los requisitos para los que fue diseñado el proyecto.
Los tres entran a formar parte siempre de lo que en un proyecto se desea conseguir.

5. IMPLEMENTACIÓN DE SISTEMAS DE PLANIFICACIÓN Y CONTROL.

El control de calidad en el proceso productivo:

La definición de lo que es calidad entraña serias dificultades y puede interpretarse de muchas
maneras. Por ejemplo:

• Perfecta adaptación entre la función de un producto y su uso.
• Grado en que un producto satisface los deseos de un cliente.
• Conformidad entre un producto y sus especificaciones.
• Características o atributos que distinguen un producto de otros.
Se comprende por lo tanto que no existe una definición unívoca de lo que es calidad. Desde el punto
de vista del cliente se asocia a menudo con utilidad, duración y precio. Desde el punto de vista del
proceso de producción se asocia con cumplimiento de especificaciones.
Además, es un concepto que ha sufrido modificaciones con el tiempo; en los inicios significaba
inspección y control, más tarde se extendió fuera del área de producción para incluir otras funciones y
se acuñó el término de «Calidad Total», hoy día el concepto está unido a la persecución, nunca
alcanzada, de la «mejora continua».
Este último concepto, que es el que emplearemos, se basa en los siguientes principios:
• Centrar la atención en la calidad de los procesos, no de los productos.
• Crear un nexo de unión que enlace todas las etapas de la producción comprendidas entre los
criterios del mercado y la ingeniería de diseño.
En la práctica la diferencia entre lo que la industria tradicional y la actual entiende como calidad se ve
perfectamente en la figura siguiente. La industria tradicional persevera en conseguir productos dentro
de los límites de calidad no importa si tienen más o menos calidad siempre que se encuentren dentro
de los límites de admisión y en consecuencia la calidad de sus productos se reparte en todo el
intervalo de tolerancia.
La industria que tiene como objetivo conseguir una calidad perfecta, además de obtener todos los
productos dentro de los límites, pone sus esfuerzos para que estos se concentren en el punto central
de máxima calidad.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License