Sistemas De Produccion

SISTEMAS DE PRODUCCIÓN

La producción es el proceso mediante el cual la empresa transforma un conjunto de
factores de producción en un producto cuyo valor debe ser mayor que la suma de
los valores de los factores utilizados (lógicamente, si el valor fuese igual o menor,
la actividad de la empresa no tendría ningún sentido).
Hay diferentes maneras de organizar la producción. Pensemos por ejemplo en una
empresa constructora, cuyos productos son los edificios que construye. Los
principales factores de producción son la maquinaria utilizada, los materiales de
construcción y el trabajo de arquitectos, técnicos, operarios, etc.
La empresa puede organizar su producción de dos maneras: puede diseñar un
modelo de edificio y construir siempre el mismo modelo, con variaciones mínimas.
Esto es lo que llamaríamos un sistema de “producción rígida”. Alternativamente, la
empresa puede diseñar cada edificio prácticamente “desde cero”, haciendo en cada
caso un estudio de la localización, el uso que se va a dar al edificio, etc. En este
caso, se trataría de un sistema de “producción flexible”.
A continuación vamos a describir brevemente estos sistemas de producción. Sin
embargo, antes de empezar conviene señalar que hay diferentes grados de rigidez
o flexibilidad. A efectos expositivos, vamos a distinguir entre producción rígida y
flexible, pero lo cierto es que las empresas adoptan estas estrategias de forma más
o menos coherente.

1. Producción rígida:

La idea principal de la producción rígida (producción en masa) es producir grandes
cantidades de productos poco diferenciados, utilizando un alto grado de
mecanización, de forma a obtener economías de escala.
Una empresa tiene economías de escala si su coste medio disminuye a medida que
aumenta el volumen de producción. El coste medio es el coste total dividido por el
número de unidades producidas, es decir es el coste de producción por unidad de
producto. Es lo que le cuesta a la empresa, en promedio, producir una unidad.

¿Por qué es interesante tener economías de escala?

Si una empresa tiene economías de escala, cuanto mayor sea su volumen de
producción, menor será su coste medio (por definición) y la empresa podrá cobrar
un precio más barato. Así, la empresa se introduce en un “círculo virtuoso”: cuanto
más produce, menor es su coste medio; al tener un coste menor, puede cobrar un
precio menor; al cobrar un precio menor, puede vender más unidades; al vender
más unidades, su coste medio disminuye; etc.

También es importante destacar que, en un mercado en el que las empresas tienen
economías de escala, las empresas mayores (las que tienen un volumen de ventas
mayor) son más competitivas (tienen unos costes medios menores) que las
empresas menores. Es decir, en este tipo de mercados el tamaño es una fuente de
ventaja competitiva: ser mayor implica ser más competitivo.

¿Cómo hacer para obtener economías de escala?

Las economías de escala se obtienen cuando los costes variables son poco
importantes en comparación con los costes fijos. Para obtener economías de escala,
es necesario organizar la producción de tal forma que los costes principales sean
costes fijos. ¿Por qué? Los costes totales de una empresa (CT) incluyen costes
variables (CV) y costes fijos (CF). Cuando hablamos de costes variables o fijos, lo
hacemos con respecto al volumen de producción: costes variables son aquellos que
aumentan cuando aumentamos la producción y costes fijos son aquellos que no
varían cuando aumentamos la producción. Puesto que CT = CV + CF, el coste por
unidad de producto será:

CT/Q = (CV/Q) + (CF/Q)

siendo Q el volumen de producción (número de unidades producidas). CV/Q es el
coste variable medio y CF/Q es el coste fijo medio. Como CF es fijo, CF/Q
disminuirá a medida que aumente Q: es decir, el coste fijo medio disminuye a
medida que aumente el volumen de producción. Por el contrario, el coste variable
medio CV/Q normalmente no disminuirá a medida que aumente Q (generalmente,
tendrá forma de U). Por tanto, el coste medio total (CT/Q) disminuirá con Q sólo en
la medida en que el CF sea suficientemente mayor que el CV, en cuyo caso el
efecto de reducción de CF/Q prevalecerá sobre la forma de U de CV/Q. Para
comprender esto mejor, basta con caer en la cuenta de que, en el límite, si el CV
fuera inexistente (CV=0), tendríamos CT/Q = CF/Q y por tanto CT/Q disminuiría a
medida que aumentase Q.

Teniendo en cuenta estas explicaciones, está claro que si queremos alcanzar
economías de escala, necesitaremos tener un proceso de producción altamente
mecanizado, puesto que la introducción de maquinaria aumenta nuestros costes
fijos y reduce algunos de nuestros costes variables. Ahora bien, la mecanización
generalmente nos obliga a homogeneizar o estandarizar en cierto modo nuestros
productos. Estas características (y otras que describiremos a continuación) son
típicas de la producción en masa.

Características de la producción rígida o producción en masa

Generalmente, se considera que la producción en masa tiene su origen a principios
del siglo XX, en la industria del automóvil. En el proceso de producción, el
automóvil se mantenía inmovilizado y los trabajadores se situaban alrededor para
montarlo pieza a pieza. Era, por tanto, un proceso bastante largo. Henry Ford tuvo
la idea de colocar los automóviles sobre unos carros e ir moviéndolos, de forma que
cada trabajador estuviera siempre parado y fueran los automóviles los que se
desplazaran. Fue así como nació la llamada “cadena de montaje”. Con este cambio,
Ford consigue reducir el tiempo de ensamblaje de cada coche de 12 horas a 2,5
horas. Además Ford va modificando el proceso de producción de forma que los
empleados se van especializando cada vez más y las piezas se van estandarizando
cada vez más. Para llevar a cabo este proceso de mecanización, especialización y
estandarización, Ford limita su producción a un único modelo de automóvil, el
“Modelo T”, que introduce en 1908. Era tal la estandarización que ese automóvil
sólo se producía en un color (negro).

Este sistema de producción va siendo imitado por diferentes empresas, dentro y
fuera de la industria del automóvil, de forma que se extiende a diferentes sectores
de actividad. Si tuviéramos que resumir las características principales de este
sistema de producción, tendríamos que enumerar las siguientes:

ƒ - Cadena de montaje
ƒ - Alto grado de mecanización (producción intensiva en capital)
ƒ - Estandarización de las piezas
ƒ - Definición rígida del puesto de trabajo como un conjunto muy limitado de
tareas.
ƒ - Altos niveles de existencias, ya que la eficiencia requiere que se produzca a
un ritmo continuo.

2. Producción flexible:

El sistema de producción flexible tiene un objetivo diferente al de la producción
rígida. Mientras que en la producción rígida se trata de producir series largas de un
número muy reducido de productos, en la producción flexible se trata de producir
series cortas de un número elevado de productos. Se denomina “flexible” porque
con este sistema la empresa puede adaptarse fácilmente a la demanda:

ƒ - Puede producir productos diferentes para diferentes segmentos del mercado.

ƒ - Puede cambiar fácilmente sus productos si percibe que la demanda está
cambiando.

Por tanto, el objetivo nº 1, en este caso, no es minimizar costes, sino adaptar las
características de los productos a lo que demanda el mercado y hacerlo de la forma
más rápida posible. Sin embargo, está claro que los costes también importan. Por
ello, en la medida de lo posible, estas empresas también intentan obtener
economías de escala. La diferencia es que estas economías de escala están
supeditadas a la estrategia de variedad de producto. Como la capacidad de obtener
economías de escala está limitada, estas empresas compiten a través de una mayor
originalidad y calidad de sus productos.

Las características principales de los sistemas de producción flexible se podrían
resumir así:

ƒ- Series de producción cortas y gran variedad de producto.
ƒ- Máquinas polivalentes, que sirven para realizar diferentes tareas.
ƒ- Trabajadores cualificados, que también pueden realizar diferentes tareas.
ƒ- Trabajo en grupo con el fin de mejorar la calidad del producto.
ƒ- Decisiones participativas, descentralización.

La producción “justo a tiempo” (just in time) es una variante de la producción
flexible, que se caracteriza por el hecho de que mantiene niveles muy reducidos de
existencias.
Para comprender esto, debemos comprender en primer lugar qué función cumplen
las existencias.

¿Qué función cumplen las existencias?

ƒ- Existencias de productos acabados. Una empresa normalmente produce a un
ritmo continuo, acumulando existencias cuando la demanda es baja y
reduciéndolas cuando es alta. De esta forma, las existencias de productos
acabados actúan como un “colchón” de seguridad. Si la empresa no tuviera
existencias de productos acabados, debería reducir el ritmo de producción
cada vez que la demanda disminuyera y aumentarlo cada vez que la
demanda aumentara. El problema es que esto sería muy costoso y en
muchos casos, sencillamente imposible. Por ejemplo, ante un gran aumento
de la demanda, la empresa sería incapaz de aumentar suficientemente el
ritmo de producción y acabaría perdiendo clientes.

ƒ- Existencias de productos intermedios. Estas existencias también actúan
como “colchón” de seguridad. Supongamos que una empresa no tuviera
existencias de productos intermedios y supongamos que esta empresa
produce mediante una cadena de montaje. Si una máquina se averiase,
durante el tiempo que durase la reparación, todo el proceso de producción
tendría que paralizarse. Esto tendría un coste altísimo. Por el contrario, si la
empresa tiene existencias, el proceso puede continuar mientras que la
máquina se repara, sin que haya interrupciones.

Entonces, ¿por qué reducir existencias? Y ¿cómo?

Aunque las existencias cumplen una función importante, también es verdad que
suponen un coste. Son productos (intermedios o acabados) que hemos producido
(por tanto, hemos incurrido en un coste) pero no hemos vendido (por tanto, no
hemos obtenido ningún ingreso). En la medida en que consigamos reducir los
niveles de existencias, estaremos reduciendo nuestros costes. El problema es que
no podemos reducir existencias de cualquier manera puesto que, como hemos
visto, cumplen una función importante.
Por ello, las empresas que quieren introducir un sistema de producción justo a
tiempo tienen que introducir una serie de mejoras en su proceso de producción.
Sólo con estas mejoras será posible reducir existencias:

ƒ- Introducir mecanismos que permitan a las diferentes partes de una empresa
saber exactamente cuánto tienen que producir; y que permiten cambiar
fácilmente el ritmo de producción. Por ejemplo, la empresa necesita tener
una comunicación muy fluida con los distribuidores, para saber qué
productos se están vendiendo más y poder ajustar la producción. Asimismo,
dentro de la planta de producción se utilizan tarjetas kanban que sirven para
que los trabajadores estén informados de cuánto se está produciendo en
cada fase del proceso de producción.

ƒ- Mejorar la calidad del proceso de producción, para evitar interrupciones.
Como hemos visto, uno de los motivos principales por los que necesitamos
existencias es que queremos estar protegidos contra posibles interrupciones.
En el sistema justo a tiempo se utilizan técnicas de autonomoción (jidoka)
que consisten en añadir sensores a las máquinas para detectar defectos.
Asimismo, se utiliza la técnica de poka yoke, que consiste en diseñar las
tareas y las piezas de tal forma que no sea posible realizar las tareas de
forma equivocada o encajar las piezas de forma equivocada.

ƒ- Acortar los tiempos de preparación de las máquinas para poder alternar las
series de producción de diferentes productos. Por ejemplo, supongamos que
se deben producir 3 ordenadores de calidades diferentes (A, B, C). Si los
costes de preparación de las máquinas son elevados, la empresa producirá
1º todas las unidades de A, después todas las de B, etc. El problema es que,
entonces, deberá mantener niveles altos de existencias para poder atender
a la demanda. Por el contrario, si los costes de preparación son bajos, la
empresa puede alternar la fabricación de unidades de A, B y C de forma que
en todo momento los niveles de existencias sean menores.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License